ASPADA IMPOUND (AREA DE CUSTODIA) DE LOS TRANSMISORES

Cada cierto tiempo volvemos a tocar temas que son de vital importancia para nuestro hobby. Esta vez, se trata del área de custodia de los transmisores y su uso correcto. Viene a la mente debido a incidentes recientes en el campo que han podido causar graves accidentes.

Se diseñó el "impound" para que todos los transmisores que no estén en uso se coloquen sobre el mismo. Es necesario tener un área de custodia de transmisores porque la seguridad en los vuelos requiere que se evite a toda costa las interferencias. Si un avión recibe señales de otro transmisor en el mismo canal, el avión se estrellará fuera de control. No se necesita mucha imaginación para comprender la gravedad de esa situación.

El reglamento del club describe claramente los procedimientos para el uso del área de custodia. Sin embargo, para los que no hayan leído el documento y no están familiarizados con las exigencias de ASPADA en cuanto a este tema, aquí están las reglas básicas:

El socio que lleve un transmisor al campo de vuelo deberá asegurarse, ANTES DE LLEGAR AL CAMPO, que el transmisor esté apagado. Al llegar al campo, el socio bajará el transmisor de su auto y lo colocará sobre el anaquel del área de custodia. El transmisor no debe salir del anaquel a menos que el carné del socio esté colocado sobre el gancho correspondiente al canal en que funciona el transmisor. La única excepción es cuando el socio haya terminado por el día y recoge su transmisor y lo lleva al auto. Es responsabilidad del socio asegurarse de que nadie que lo acompañe encienda el transmisor mientras éste se encuentre dentro de cinco kilómetros del campo. El fiscal del club vigilará que todo transmisor fuera del anaquel esté autorizado mediante el carné de un socio colocado sobre el gancho del canal correspondiente.

En varios ocasiones han ocurrido accidentes a raíz del mal manejo de transmisores. En algunos casos, hijos o acompañantes del socio encendieron el transmisor de este y causaron la pérdida de un avión. Afortunadamente, no causaron lesiones personales. Esperamos que usted nos ayude a evitar que suceda de nuevo.

Lloyd O'Meally

Regresar al Noticias

Regresar al Inicio

5 Oct 2009